Intimidades y vísceras

Hablemos esta noche de lo de dentro, de lo que nunca decimos. De aquello que no contamos por miedo a permitir que afloren sentimientos e ilusiones. De intimidades, de vísceras.

Dejemos volar la imaginación con la coraza aun puesta y pintemos nuestros cuerpos con suaves pinceladas de tinta blanca. Pura, invisible.

No enciendas la luz. Cubre con una sonrisa mis cicatrices y lunares, que tus labios sean bálsamo de risa y vida.

Hunde tu mano en mi pecho, atraviésalo. Nota la sangre, el ritmo, el calor… pero no le cuentes a nadie que tengo corazón. Que nunca sepan que sus latidos se aceleran al oírte y se paran si no te ven. Tócalo y déjalo ahí cuando te vayas, dormido.

Ciérrame los ojos. Acaríciame el pelo. Huele mi cuello. Déjame tu voz en la mesilla y tu olor en las sábanas. Sal si hacer ruido y repite cada noche.

Guárdame en un cajón pero nunca en la agenda. Que sea yo un recuerdo, un deseo que brote del ansia y los sueños.

Hablemos hoy de intimidades, hablemos de nuestras vísceras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s