Bella flor

Ella no sabe que la miro de reojo cuando pasa, que piso por donde deja huella, que la imito en el espejo. Que la admiro desde el día en que la conocí. Tan pequeña, tan bonita, tan madura, tan fuerte.

La niñita creció y ahora es una mujer decidida y segura de sí misma. Repleta de confianza pero con pies de plomo, anda por el mundo soltando lastres y apilando recuerdos. No tiene miedo a desechar los escombros acumulados por la falta de respeto, el miedo o la envidia. Nunca está sola, está con ella misma. Siempre mira hacia delante y no se detiene por muy altos que sean los muros. Sabe tomar carrerilla para saltar más lejos y apretar los dientes para trepar más alto.

claudia-supercool-20151025_014331.jpg.jpeg

No siempre está contenta pero es feliz cada día. No siempre se siente guapa pero siempre es bella, mi bella flor. No siempre está de buen humor, pero siempre guarda una sonrisa en la recámara. No siempre es perfecta, pero no la hace falta.

Y si algún día me quitan todo, que sólo me queda ella. Que me queden sus ojos para mostrarme el verdadero camino, sus manos para aferrarme a lo real y su risa para iluminarme como un faro en los días más oscuros.

Por eso le dedico este escrito, porque a veces se me olvida recordarla que la quiero como a nadie, y como nadie lo hará. Y la doy las gracias por ser mi confidente, mi amiga, mi manta, el gato risón, mi consejera, mi mayor fan y mi crítica más dura. Porque pase lo que pase siempre nos tengamos la una a la otra.

¡Te quiero de aquí a la Luna y vuelta! Siempre a tu lado, tu hermana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s