Salvaje

No se sabe qué es lo que hace que pase una cosa y no otra. Qué lleva a qué, qué destruye qué o qué hace que prospere o muera, o tome otro rumbo.
¿Y si me perdono a mi misma? ¿Y si me arrepintiera? Pero si pudiera volver atrás en el tiempo no haría nada de forma distinta.

¿Y si quise acostarme con todos y cada uno de esos hombres? ¿Y si las drogas me enseñaron algo? ¿Y si todas esas cosas que hice fueron las que me trajeron aquí? ¿Y si nunca fui redimida? ¿Y si ya lo estaba antes?

Tardé años en ser la mujer que mi madre había criado. Tardé cuatro años, siete meses y tres días en lograrlo, sin ella. Después de perderme en la jungla de mi dolor, encontré mi camino fuera de aquel bosque. Y ni siquiera sabía a dónde iba hasta que llegué allí el último día de mi ruta. Gracias.

Me bastaba con saber que ya no necesitaba tender mis manos. Que con ver los peces desde la superficie era suficiente. Que eso lo era todo. Era mi vida, como todas las vidas. Misteriosa, irrevocable y sagrada. Tan cercana, tan presente, tan sumamente mía.

Qué salvaje era dejar que todo fluyera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s