Culto al cuerpo

Como periodista en una editorial de revistas de moda, me es fácil identificar el papel que tiene la mujer en estas páginas. Trabajamos a diario con el estereotipo de “Mujer” que quiere esta sociedad, moldeando hasta el último detalle para que no se nos escape nada.

Veo el “antes” y el “después” de esos cuerpos esculpidos a base de “sencillas tablas de ejercicios, 2 litros de agua al día y mucha crema hidratante”. Mentira.

Ni son tan altas, ni tan delgadas, ni tan perfectas. Tienen arrugas, celulitis, granos, manchas,… Son reales, y nosotras las convertimos en mito. Modificamos sus gestos, sus cuerpos, su pelo y las adornamos con ropa cara y joyas para que la imagen que llegue a las lectoras sea la de una mujer maravillosa (a millones de kilómetros de la realidad).

Alimentamos al monstruo, dejamos que el cuerpo de la mujer sea un simple objeto de deseo para hombres y un objetivo inalcanzable para las mujeres. Inalcanzable porque tendrás que sufrir mucho si quieres llegar a ser la mitad que ella, inalcanzable porque esa imagen de mujer no es real.

“Expertas” en moda y belleza nos hablan de tú a tú para darnos sus truquitos y consejos. Dictan los cánones y las máximas para comer, vestir, hacer ejercicio, maquillarse o hacerse fotos para Instagram sin tener ninguna base o fundamento y, sobre todo, sin tener en cuenta que no todas las mujeres somos así y, lo más importante de todo, no todas queremos ser así.

La visibilidad que damos al género femenino en estas revistas se restringe a jóvenes, blancas, delgadas y ricas. Son trabajadoras, deportistas, madres y perfectas amantes (heterosexuales claro), y son noticia porque ellas saben cómo estar radiantes 24 horas al día y tú no. La clave es no dejar nunca de estar perfecta, no fallar jamás.

Por favor, quiero leer artículos sobre mujeres reales, que también se cuidan y se quieren pero a su manera. Que hacen sacrificios pero no renuncian a nada. Dejémonos de hipocresía y hagamos que cada una de nosotras se sienta bien consigo misma, pues si somos un referente a seguir, seamos coherentes y demos ejemplo.

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Que no se nos olvide que cíclicamente hay que dejar aparecer a una modelo “con curvas” para reforzar la idiosincrasia y afirmar que los cánones de belleza están cambiando, que se está produciendo una revolución en el mundo de la moda, aunque en realidad todo siga igual -en este aspecto- desde hace más de cincuenta años. No obstante, y como siempre, lo importante no es tanto lo que se haga sino la intención con que se haga…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s